31 Porque él se pondrá a la diestra del pobre en espíritu, para librar su alma de los que le juzgan