6 El SEÑOR está por mí; no temeré lo que me pueda hacer el hombre