8 El SEÑOR guardará tu salida y tu entrada, desde ahora y para siempre