4 Al único que hace grandes maravillas, porque para siempre es su misericordia