6 Porque el alto SEÑOR mira al humilde; y al altivo no lo conoce