2 Sea enderezada mi oración delante de ti como incienso, el don de mis manos como el sacrificio de la tarde