2 Y no entres en juicio con tu siervo; porque no se justificará delante de ti ningún viviente