10 Porque no dejarás mi alma en el Seol; ni darás tu Misericordioso para que vea corrupción