21 Por cuanto guardé los caminos del SEÑOR, y no me volví impío apostatando de mi Dios