22 Porque todos sus juicios estuvieron delante de mí, y no eché de mí sus estatutos