32 Dios es el que me ciñe de fuerza, e hizo perfecto mi camino