6 Porque lo has bendecido para siempre; lo llenaste de alegría con tu rostro