8 Remítese al SEÑOR, líbrelo; sálvele él, puesto que en él se complacía