1 Alef Bendeciré al SEÑOR en todo tiempo; su alabanza será siempre en mi boca
2 Bet En el SEÑOR se gloriará mi alma; lo oirán los mansos, y se alegrarán
3 Guímel Engrandeced al SEÑOR conmigo, y ensalcemos su Nombre a una
4 Dálet Busqué al SEÑOR, y él me oyó; y me libró de todos mis temores
5 He ¡A él miraron y fueron alumbrados! Y sus rostros no se avergonzaron
6 Vau Este pobre llamó, y le oyó el SEÑOR, y lo libró de todas sus angustias
7 Zain El ángel del SEÑOR acampa en derredor de los que le temen, y los defiende
8 Chet Gustad, y ved que es bueno el SEÑOR; dichoso el hombre que confiará en él
9 Tet Temed al SEÑOR, vosotros sus santos; porque no hay falta para los que le temen
10 Yod Los leoncillos necesitaron, y tuvieron hambre; pero los que buscan al SEÑOR, no tendrán falta de ningún bien
11 Caf Venid, hijos, oídme; el temor del SEÑOR os enseñaré
12 Lámed ¿Quién es el hombre que desea vida, que ama muchos días para ver el bien
13 Mem Guarda tu lengua de mal, y tus labios de hablar engaño
14 Nun Apártate del mal, y haz el bien; busca la paz, y síguela
15 Sámec Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de ellos
16 Ayin La ira del SEÑOR contra los que mal hacen, para cortar de la tierra la memoria de ellos
17 Pe Clamaron los justos, y el SEÑOR oyó, y los libró de todas sus angustias
18 Tsade Cercano está el SEÑOR a los quebrantados de corazón; y a los molidos de espíritu salvará
19 Cof Muchos son los males del justo; mas de todos ellos lo librará el SEÑOR
20 Resh guardando todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrantado
21 Sin Matará al malo la maldad; y los que aborrecen al justo serán asolados
22 Tau El SEÑOR rescate el alma de sus siervos; y no serán declarados culpables cuantos en él confían