21 No me desampares, oh SEÑOR; Dios mío, no te alejes de mí