8 Guíame, SEÑOR, en tu justicia a causa de mis enemigos; endereza delante de mí tu camino