1 Escucha, oh SEÑOR, mis palabras. Considera la meditación mía
2 Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, porque a ti oraré
3 Oh SEÑOR, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré a ti, y esperaré
4 Porque tú no eres un Dios que ame la maldad: El malo no habitará junto a ti
5 No estarán los locos que se gobiernan por afecto o consejo de la carne delante de tus ojos; aborreces a todos los que obran iniquidad
6 Destruirás a los que hablan mentira. Al varón de sangre y de engaño abominará el SEÑOR
7 Y yo en la multitud de tu misericordia entraré en tu Casa; adoraré hacia el santo Templo tuyo con tu temor
8 Guíame, SEÑOR, en tu justicia a causa de mis enemigos; endereza delante de mí tu camino
9 Porque no hay en su boca rectitud; sus entrañas son llenas de maldad; sepulcro abierto es su garganta, con su lengua lisonjearán
10 Desbaratados, oh Dios; caigan por sus propios consejos; por la multitud de sus rebeliones échalos, porque se rebelaron contra ti
11 Y se alegrarán todos los que esperan en ti; para siempre jubilarán, y los cubrirás; y se alegrarán en ti los que aman tu nombre
12 Porque tú, oh SEÑOR, bendecirás al justo; lo cercarás de benevolencia como con un escudo