5 Alma mía, en Dios solamente reposa; porque de él es mi esperanza