28 Tu Dios ha ordenado tu fuerza; confirma, oh Dios, lo que has obrado en nosotros