18 Acércate a mi alma, redímela; líbrame a causa de mis enemigos