4 Dios mío, líbrame de la mano del impío, de la mano del perverso y violento