1 Oh Dios, da tus juicios al rey, y tu justicia al hijo del rey
2 El juzgará tu pueblo con justicia, y tus pobres con juicio
3 Los montes llevarán paz al pueblo, y los collados, por justicia
4 Juzgará los pobres del pueblo, salvará los hijos del menesteroso, y quebrantará al violento
5 Te temerán con el sol y antes de la luna, por generación de generaciones
6 Descenderá como la lluvia sobre el pasto cortado; como el rocío que destila sobre la tierra
7 Florecerá en sus días justicia, y muchedumbre de paz, hasta que no haya luna
8 Y dominará de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra
9 Delante de él se postrarán los etíopes; y sus enemigos lamerán la tierra
10 Los reyes de Tarsis y de las islas traerán presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones
11 Y se arrodillarán a él todos los reyes; le servirán todos los gentiles
12 Porque él librará al menesteroso que clamare, y al pobre que no tuviere quién le socorra
13 Tendrá misericordia del pobre y del menesteroso, y salvará las almas de los pobres en espíritu
14 De engaño y de fraude redimirá sus almas; y la sangre de ellos será preciosa en sus ojos
15 Y vivirá, y se le dará del oro de Sabá; y se orará por él continuamente; cada día le echará bendiciones
16 Será echado un puño de grano en tierra, en las cumbres de los montes; su fruto hará estruendo como el Líbano, y desde la ciudad reverdecerán como la hierba de la tierra
17 Será su Nombre para siempre, delante del sol será propagado su Nombre; y bendecirán en él todos los gentiles; lo llamarán bienaventurado
18 Bendito el SEÑOR Dios, el Dios de Israel, el único que hace maravillas
19 Y bendito su Nombre glorioso para siempre; y toda la tierra sea llena de su gloria. Amén y Amén
20 Aquí terminan las oraciones de David, hijo de Jessé