35 Y se acordaban que Dios era su refugio, y el Dios Alto su redentor