59 Lo oyó Dios, y se enojó, y en gran manera aborreció a Israel