3 Ten misericordia de mí, oh SEÑOR; porque a ti clamo cada día