18 Porque el SEÑOR es nuestro escudo; y nuestro rey es el Santo de Israel