20 Hallé a David mi siervo; lo ungí con el aceite de mi santidad