28 Para siempre le conservaré mi misericordia; y mi pacto será firme con él