17 Así también la fe, si no tuviere las obras, es muerta en sí misma