26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta