10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, no conviene que estas cosas sean así hechas