16 Porque donde hay envidia y contención, allí hay perturbación, y toda obra perversa