2 Pues, si alguien tiene la capacidad de hablar en lenguas,
le hablará sólo a Dios, dado que la gente no podrá entenderle. Hablará por el poder del Espíritu,
pero todo será un misterio.