30 Pero, si alguien está profetizando y otra persona recibe una revelación del Señor, el que está hablando debe callarse.