33 Pues Dios no es Dios de desorden sino de paz, como en todas las reuniones del pueblo santo de Dios.