17 Pero la persona que se une al Señor es un solo espíritu con él.