33 Que los árboles del bosque susurren con alabanza,
porque el Señor
viene a juzgar la tierra.