40 Cada mañana y cada tarde, sacrificaban al Señor
las ofrendas quemadas habituales sobre el altar apartado para ese propósito, en obediencia a todo lo que está escrito en la ley del Señor
, como él se lo había ordenado a Israel.