8 Además,
«Él es la piedra que hace tropezar a muchos,
es la roca que los hace caer»
.
Tropiezan porque no obedecen la palabra de Dios y por eso se enfrentan con el destino que les fue preparado.