6 Por esta razón, la Buena Noticia fue predicada a los que ahora están muertos;
aunque fueron destinados a morir como toda la gente,
ahora vivirán para siempre con Dios en el Espíritu.