24 Gente de todas las naciones lo visitaba para consultarlo y escuchar la sabiduría que Dios le había dado.