28 Cada vez que el rey iba al templo del Señor
, los guardias llevaban los escudos y luego los devolvían al cuarto de guardia.