30 Así ocurrió porque Jeroboam había provocado el enojo del Señor
, Dios de Israel, con los pecados que había cometido y los que hizo cometer a Israel.