4 pero por amor a David, el Señor
su Dios permitió que sus descendientes siguieran reinando y brillaran como una lámpara, y le dio un hijo a Abiam para que reinara en Jerusalén después de él.