40 Entonces Elías ordenó: «Atrapen a todos los profetas de Baal. ¡No dejen que escape ninguno!».
Entonces los agarraron a todos, y Elías los llevó al valle de Cisón y allí los mató.