42 Así que el rey lo mandó llamar y le preguntó: «¿No te hice jurar por el Señor
y te advertí que no salieras a ninguna parte, o de lo contrario, morirías? Y tú respondiste: “La sentencia es justa; haré lo que mandes”.