23 Hizo, además, dos querubines con madera de olivo silvestre y los puso en el santuario interior;
cada uno medía cuatro metros y medio
de altura.