5 —El Señor
y su ungido son mis testigos hoy —declaró Samuel— de que mis manos están limpias.
—Sí, él es nuestro testigo —respondieron.