13 —¡Qué tontería! —exclamó Samuel—. No obedeciste al mandato que te dio el Señor
tu Dios. Si lo hubieras obedecido, el Señor
habría establecido tu reinado sobre Israel para siempre.