20 Entonces cada vez que los israelitas necesitaban afilar sus rejas de arado, picos, hachas y hoces,
tenían que llevarlos a un herrero filisteo.